Galego  |  Español  |  English  |  Français                   
Inicio

Obradoiro » Las Personas
Correo Electrónico

Mapa del Web


Xosé Manuel Seivane
funda una de las sagas de artesanos y músicos más prestigiosa del país. Su actividad en el taller de Ribeira de Piquín, Lugo, lo convirtió en una leyenda.

Álvaro y Xosé Manuel, toman el relevo de su padre, alcanzando la excelencia en la construcción de gaitas y siendo artífices directos de la evolución y mejora del instrumento.

Susana Seivane,
célebre gaiteira y multi-instrumentista, con un talento innato musical, es reconocida internacionalmente por su virtuosismo y su exitosa carrera musical.

Un poco de historia

Los comienzos

Xosé Manuel Seivane Rivas (Fonmiñá, A Pastoriza, Lugo, 1921 – Cambre, A Coruña, 2012) construyó su primera gaita en 1939, en un pequeño taller de este lugar de la comarca de A Terra Chá, creando así el primer sello "Seivane". Aunque ya era gaiteiro y clarinetista, cumplía su sueño infantil de hacer su propio instrumento.

Su padre Francisco, un gran ebanista, y su madre Estrella, dotada de un maravilloso oído musical, le aportaron unas bases muy sólidas para desarrollar toda su capacidad artesanal. De su padre heredó la técnica, herramientas y las maderas y de su madre la sensibilidad musical, especialmente en lo que se refiere a la afinación y entonación. De ella recibió también las melodías de gaiteiros que ya habían desaparecido, como Curuxeiras, nacido en A Pastoriza, López de Baltar, o Francisco do Crego de Sinde.
Cumpliendo su servicio militar en Pontevedra, entra en contacto con el artesano Antón Represas "O Marreco", con el que comparte experiencias y conocimientos ayudándole a construir varias gaitas para el ejército.

Era el comienzo de un camino difícil pues, en plena posguerra, las necesidades del momento no pasaban por comprar algo que sólo aportaba satisfacciones. En aquella época, las gaitas eran construidas por los ebanistas-torneros, y los gaiteiros las afinaban y hacían sus propias palletas. Muy pocas eran las personas que reunían la doble condición de constructor de gaitas y gaiteiro; una de ellas fue, sin duda, Xosé Manuel.

Con escasos recursos materiales pero dotado con un gran talento e ingenio, como persona habilidosa que era, consiguió reunir las condiciones necesarias para desarrollar la técnica constructiva desde un profundo sentimiento musical. Sus expectativas se vieron cumplidas y, años más tarde, se casa y se establece en Ribeira de Piquín (Lugo). En un primer momento, abastece únicamente a los gaiteiros de su entorno, pero pronto ensanchará más y más su campo de acción hasta sobrepasar los límites del Estado y convertir el obradoiro en lugar de peregrinación de gaiteiros y amantes de la música tradicional de Galicia.

La continuación

Sus hijos, Álvaro (Ribeira de Piquín, Lugo 1952) y Xosé Manuel (Ribeira de Piquín, Lugo 1964) siguen sus pasos desde muy niños de la misma forma que le había ocurrido a él con respecto a su padre. A su lado van recibiendo los pequeños secretos del trabajo diario, los que surgen con el tacto diario de la madera, así como la capacidad para recordar el sonido al escucharlo, impregnándose para siempre del timbre de la marca Seivane.

En el año 1972, Álvaro se traslada a Barcelona, estudia Maestría Industrial e inicia Ingeniería. Se establece allí durante catorce años, trabaja en el sector industrial (diseño y construcción de utillajes y prototipos), en el que adquiere una experiencia muy valiosa que aplicaría en el futuro a la artesanía, y compagina su trabajo con la construcción de gaitas en su obradoiro creado a imagen y semejanza del de su padre. Desde allí abastecerá a los centros gallegos de Cataluña y también de Europa.

En 1986, Álvaro decide regresar a Galicia con el proyecto de crear junto con su padre y hermano el que luego será el Obradoiro de Gaitas Seivane, lo que animará a todos a unirse de nuevo. Mientras tanto se instala en Cambre, A Coruña, y va preparando la infraestructura del actual obradoiro. Intercambia trabajos y formas de ver con el taller de Ribeira de Piquín. Es una etapa muy ilusionante al dedicarse de lleno a la gaita y muy fructífera en la investigación, con el descubrimiento del fol de fibras transpirables (Goretex) o el estudio de patrones y líneas ergonómicas hasta llegar a los foles actuales que fueron estandarizados por la mayoría de artesanos.

En 1994, en contra del proverbial minifundismo gallego, toda la experiencia adquirida por cada uno de ellos se funde para formar, en Cambre (A Coruña), el actual Obradoiro de Gaitas Seivane.

Así, partiendo de un oficio que era prácticamente individual y con plazos de entrega muy largos, se crea una empresa familiar pionera en Galicia, con más capacidad de producción, con la pretensión de modernizar los tradicionales sistemas constructivos y sobre todo de investigar seria y profundamente todos los aspectos relacionados con la gaita para ofrecer la más alta calidad en sus productos.

La nueva generación

Un aire nuevo llegó con la creatividad de Susana Seivane (Barcelona, 1976) hija de Álvaro, que a los cinco años ya tocaba la gaita y a los diez participaba en festivales como solista. Este hecho tuvo una fuerte influencia en los jóvenes, especialmente niñas, que desde muy pronto se incorporaron al mundo de la gaita. Susana es hoy una de las intérpretes de gaita más reconocidas a nivel internacional.


Saínza Seivane, hermana de Susana, y en la actualidad la única mujer en Galicia que se dedica a la construcción de gaitas. Moisés Facal Rial y Miguel Casal Casal, son artesanos que forman, asimismo, parte del Obradoiro de Gaitas Seivane.
La actualidad

Álvaro y Xosé, responsables directos del obradoiro, van creando nuevas maneras de entender la elaboración, aplicando las últimas tecnologías y máquinas de precisión, al servicio de la técnica artesanal.

Esta combinación entre el primario espíritu artesanal y la tecnología, el gusto por lo bien hecho, la creatividad congénita y la intuición sonora son los pilares donde se sustenta la firma Seivane, distinguida por la marcada personalidad de sus productos y su excelente calidad. Pioneros en la evolución del instrumento, marcarán un antes y un después en la construcción de gaitas y serán un modelo a imitar.

Susana lleva por el mundo el nombre de Seivane, sus instrumentos y lo mejor del repertorio tradicional gallego.

La filosofía Seivane

Desde sus comienzos, el Obradoiro de Gaitas Seivane, a través de las distintas acciones, construcción, presentación, divulgación, comercialización, estudio e investigación, tuvo siempre el deseo de dignificar la gaita, el instrumento musical símbolo de Galicia, y llevarla a las más altas esferas de la música y al máximo nivel de valoración, con el que hoy en día se le reconoce internacionalmente.

Como también lo hicieron y están haciendo muchas personas y colectivos, a veces a contra corriente y sin medios, el obradoiro trabaja para conservar y potenciar la música tradicional gallega como un bien inmaterial y sumar al patrimonio este tesoro cultural heredado, que hay que cuidar, amar y transmitir. Orgulloso de su cultura y con la idea de enaltecer la gaita y ponerla en valor, se va haciendo país y creciendo en cultura e identidad.

Con el propósito de que el gaiteiro dedique la mayor parte de su tiempo a tocar y reducir al mínimo el mantenimiento del instrumento, la gaita es sometida a un exhaustivo control para que responda a estrictos estándares de calidad para poder ofrecerle al gaiteiro una garantía y fiabilidad que le permita llegar a cotas que antes eran impensables para la gaita. Por este motivo, el obradoiro tiene limitada intencionadamente su producción.

Con el respeto a la producción artesanal, el instrumento tradicional se ve inmerso en el proceso creativo y el obradoiro pone la tecnología más moderna, las nuevas técnicas constructivas y las maquinarias de precisión al servicio del oficio artesanal.

Con el deseo de que el mundo de la gaita siga creciendo, evolucionando y dignificándose, el obradoiro apuesta por estar presente y seguir colaborando con su investigación y descubrimientos, inspirando a las generaciones venideras, como un referente constructivo y un ejemplo de dedicación al oficio.

Nuestra aportación

En los últimos 50 años, la gaita se ha enriquecido enormemente y el obradoiro, abierto a comunicar y recibir cualquier hallazgo, participa en muchos de los diversos estudios que se desarrollan para unificar criterios y actualizar el instrumento.

Muestra de ellos son la unificación de las palletas para conseguir que los artesanos produzcan cañas más estandarizadas y de indudable calidad que redundan en una mayor pureza del sonido de los punteiros. La recuperación del fol de cabrito, el fol innato de la gaita, desterrando otros foles hechos con materiales perjudiciales para las palletas, tempero y gaita en general, como el fol de goma u otros similares, y la introducción del actual fol de fibras transpirables.

Mejoras acústicas y musicales

En el terreno acústico y musical también se han conseguido, en los últimos años, relevantes mejoras, y el Obradoiro de Gaitas Seivane es un referente inequívoco en la investigación y evolución del instrumento. Sus gaitas actuales ofrecen un registro de una octava y media y se pueden alcanzar, con una técnica especial, casi las dos octavas. A la vez, ofrecen un cromatismo de calidad nada despreciable lo que ha abierto, en las últimas décadas, nuevas posibilidades musicales.

Con el perfeccionamiento de la afinación y el acercamiento de la escala natural de la gaita a la escala temperada, se establece una relación de compromiso entre las dos escalas, y con el trabajo en los armónicos, se consigue que ésta se adapte a otros instrumentos clásicos o modernos, sin perder las características naturales propias de la gaita.

En lo referente a las tonalidades, además de perfeccionar las tradicionales como son Si bemol (tumbal), Do (redonda) o Re (grileira), se desarrolla una extensa gama cromática entre Do4 y Sol5, con lo que se hacen posibles nuevas posibilidades armónicas con distintas combinaciones de tonalidades.

Asimismo, Seivane alcanzó una tímbrica característica que creó escuela, tanto en lo que se refiere a los punteiros, como al empaste general de los roncos. La digitación “pechada” fue rescatada, definida y unificada, lo que contribuyó, sin duda, a su extraordinaria expansión actual. La utilización de tranquillas para el modo menor se vió potenciada, ya que proporciona un grado de perfección considerable, frente al uso anterior e impreciso de tapar a medias los agujeros.

Avances e innovación

Sin perder de vista su origen y autenticidad, se lograron múltiples avances técnicos que dieron como resultado innovadores productos, algunos de ellos patentados por el obradoiro, tales como el efectivo pallón sintético Seipal, con la válvula de corte incorporada, el nuevo sistema de válvula del soprete Seipón, la boquilla desmontable del soprete, el punteiro de afinación regulable Seitor o el nuevo material Seinox con propiedades inoxidables para las anillas.

La referencia Seivane

El cuidadoso acabado propio de instrumentos clásicos, el diseño estético y ergonómico de los instrumentos, el estilo inconfundible de sus productos, la personalización, la gran variedad de gaitas y la amplia gama de complementos para el transporte, la protección y el mantenimiento del instrumento, hizo del Obradoiro de Gaitas Seivane una referencia en la construcción de gaitas.

Se estima que, entre un 85 y un 90 por ciento de las gaitas gallegas modernas que circulan y suenan por todo el mundo, son producto directa o indirectamente de la “Escuela Seivane”, en cuanto que fueron construidas tomando como base los resultados empíricos del obradoiro a lo largo de su historia.
Obradoiro de Gaitas Seivane
Volteiro, 1-B - 15650 CAMBRE - A Coruña, Galicia, España
Tel: (+34) 981 676 656 - Email: obradoiro@seivane.es